Wikileaks

El poder político y la gran banca estadounidense tuvieron claro que la fórmula para acabar con la gotera informativa era cerrar el grifo financiero. La filtración en noviembre de 2010 de 350.000 documentos clasificados de EEUU (260.000 cables diplomáticos y más de 90.000 informes de inteligencia), conocida comoCablegate, puso en marcha la artillería pesada del lobby republicano del Congreso norteamericano.

En cuestión de días, los gigantes Bank of America, VISA, Mastercard, PayPal y Western Union sometieron a Wikileaks a unbloqueo bancario que imposibilitó la recepción de donaciones. Lo que no pudieron hacer las amenazas ni las acciones gubernamentales, que trataban de frenar las revelaciones y de mancillar la imagen de Wikileaks, sí lo consiguieron las empresas que monopolizan las tarjetas de crédito y los sistemas de pago en internet.

Wikileaks perdió el 95% de sus ingresos, porque es una organización sin ánimo de lucro que se financia exclusivamente con las donaciones de sus seguidores, sin recibir ninguna contribución de gobiernos ni fundaciones, y la mayor parte de los donantes viven en EEUU, la Unión Europea, Suiza y Australia. Casi todos eligen realizar el pago (unos 25 euros en promedio) mediante tarjeta de crédito, así que el boicot de los cinco colosos de ese sistema de transacciones desangró los recursos del grupo de ciberactivistas. leer más


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s